Fotos de enfermedades bucales

Закрыть ... [X]

Contenidos

Se entiende por sexo anal toda aquella actividad en la cual se produce la penetración de un juguete erótico -en la masturbación anal- o del pene en el recto de la pareja con la cual se está manteniendo una relación sexual.

Desde hace varios siglos, el sexo anal es un tema del que se evita hablar y prácticamente la totalidad de religiones se han opuesto a él. Los motivos que atienden a esta oposición son de diversa naturaleza. De una parte, se trataba de una de las formas de control de la natalidad mayormente empleadas. De otra, realizar este tipo de actividad suponía elevados riesgos en relación a la higiene.

Este rechazo aún sigue vigente hoy en día. Por ejemplo, en varios de los Estados Unidos se consideraba delito hasta 2007. Incluso si se practicaba en matrimonios totalmente legalizados. En la actualidad, se trata de una de las actividades sexuales más comunes en las parejas gays.

El esfínter está habitualmente cerrado, por lo que el dolor de ano en el sexo anal puede ser intenso si este músculo no se ha dilatado convenientemente con anterioridad. Con el objetivo de que esta actividad resulte más satisfactoria para la pareja, existe la posibilidad de que se vea facilitada por la masturbación. Así, la musculatura de la zona se distiende y se favorece la penetración.

Riesgos del sexo anal

El sexo anal conlleva determinados peligros. Por ejemplo, la mucosa del recto posee una alta sensibilidad, considerándose una zona ideal para que aparezcan problemas de infección. Asimismo, dicha mucosa cuenta con ciertas propiedades de absorción, lo que puede verse incrementado en el caso de que se practique una brusca penetración anal que cause algunas heridas en ese área e incluso hemorragias.


Envíanos tus fotos al y te hacemos el presupuesto de tu intervención


Los riesgos del sexo anal más habituales son los siguientes:

  • Hipotético contagio de. Por ejemplo, el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), la, los o la.
  • Origen de enfermedades por sexo anal, tales como y cualquier clase de.
  • En el caso de que se emplee excesiva fuerza, pueden aparecer desgarros, lesiones o hemorragias.
  • Cuando no se hace uso de protección y las condiciones sanitarias no son las adecuadas, provoca infecciones.

La higiene

riesgos del sexo anal

Existen determinados riesgos del sexo anal que se recomienda conocer para eludir otras complicaciones.

Cualquier pareja que desee practicar sexo anal, debe adoptar como primera medida el empleo de preservativos. También resulta condición fundamental presentar una completa higiene previamente al acto sexual, tanto en el ano como en el recto. Además, esta higiene deberá extenderse al pene y, en el caso de que se utilizaran, a los juguetes sexuales.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico.

La lubricación

El ano y el recto, al contrario que la vagina, no lubrican de manera natural. Por lo tanto, en este sentido, no se favorece la penetración. Asimismo, los músculos de este área no presentan la flexibilidad de la zona vaginal y la dilatación se verá dificultada. Como consecuencia, en no pocas ocasiones aparecen y heridas.

Por este motivo, todas aquellas parejas que pretendan materializar analmente alguna actividad sexual, tendrán que emplear alguna clase de lubricante que facilite el coito. Si bien está bastante extendida la costumbre de recurrir a la saliva u otros lubricantes no artificiales, es necesario conocer uno de los riesgos del sexo anal como es la pronta evaporación de estos, razón de sobra para usar uno de tipo sintético.

Enfermedades por sexo anal

Enfermedades de transmisión sexual

Se trata de un conjunto de diversas patologías que se extienden por contacto sexual y que, desafortunadamente, son más habituales de lo deseado. Se cree que unas 65 millones de personas padecen alguna enfermedad de transmisión sexual. Además, cada año en Estados Unidos aparecen 15 millones de nuevos casos, la mayor parte de ellos en jóvenes con edades inferiores a los 25 años.

Dentro de esta categoría de enfermedades por sexo anal, determinadas afecciones de este tipo son asintomáticas o no manifiestan ningún síntoma de manera precoz, no resultando sencilla su detección. Algunos ejemplos de ellas serían:

  • VIH.
  • Herpes genital.
  • VPH.
  • Clamidia.
  • Tricomoniasis.
  • Gonorrea.

Algunas enfermedades por sexo anal pueden no presentar síntomas o hacerlo con posterioridad.

Es decir, pueden expandirse más aún y provocar otros riesgos del sexo anal y complicaciones severas como la enfermedad inflamatoria pélvica o infertilidad. Este hecho es digno de lamento, ya que el tratamiento de ciertas enfermedades de transmisión sexual mediante fotos antibióticos es sencillo y suele proporcionar muy buenos resultados. Entre ellas podemos destacar las siguientes:

  • Clamidia.
  • Tricomoniasis.
  • Gonorrea.
  • Sífilis.
  • Chancroide.

En hombres, los síntomas más comunes son un líquido blanquecino proveniente de la uretra y dolor en los testículos al orinar.

Clamidia

Se trata de la patología bacteriológica más habitual y puede contagiarse mediante sexo oral, vaginal o anal. Además, puede transmitirse de la madre al bebé en el embarazo o alumbramiento y también al compartir juguetes eróticos.

Para su tratamiento se emplean antibióticos y la mejor manera de prevenirla es mediante la utilización del preservativo. Es la mayor parte de ocasiones es asintomática, motivo por el cual se conoce como ‘infección silenciosa’. Es susceptible de provocar infección en las células de:

riesgos del sexo anal

Se han de seguir ciertas indicaciones para evitar o, al menos, aminorar el dolor de ano en el sexo anal.

En ausencia de un diagnóstico precoz, puede causar la denominada enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). Esta enfermedad provoca un permanente dolor pélvico y esterilidad, aunque ya la trataremos al final.

En el caso de las féminas, las principales manifestaciones de la clamidia son:

  • Abundante flujo.
  • Excesivo sangrado durante el acto sexual o entre las menstruaciones.
  • Dolor en la zona inferior del abdomen al practicar relaciones o al miccionar.

Herpes genitales

Semejante al, el herpes genital es otro virus que en este caso se contagia por vía sexual. Además, puede extenderse a la boca a través del sexo oral.


Envíanos tus fotos al y te hacemos el presupuesto de tu intervención


En determinadas ocasiones, los signos de estas enfermedades por sexo anal surgen años después de aparecer la infección.

Este herpes genital provoca unas úlceras en las zonas del pene y de la vagina bastante dolorosas. Como sucede con el labial, cuando el virus accede al cuerpo humano, lo hace de forma permanente.

Hoy en día, se dispone de antibióticos que luchan contra el virus. Y si bien de alguna manera lo reducen, no hay ninguna cura definitiva.

En aquellas mujeres en estado de embarazo, suponen un peligro para el retoño, por lo que se precisa asistir a consulta médica si se han padecido herpes.

Verrugas genitales

  • Son unas habituales infecciones de transmisión sexual.
  • Se extienden de manera sencilla mediante el contacto entre pieles.
  • Sus síntomas pueden tratarse.
  • Hay diferentes modos de aminorar el peligro de su contagio.

Las verrugas genitales son una enfermedad de transmisión sexual de fácil contagio.

Gonorrea

Se trata de una infección bacteriológica de contagio sexual que puede llegar a causar infección en:

  • La uretra.
  • El cuello uterino.
  • El recto.
  • El ano.
  • En el caso del sexo oral, la garganta.

Es una de las enfermedades por sexo anal más recurrentes y sus manifestaciones aparecen desde el día siguiente hasta las dos semanas posteriores a la práctica sexual.

A pesar de que también puede ocurrir que no se presenten signos, lo más destacados serían:

  • Quemazón al miccionar.
  • Líquido blanquecino o amarillento del pene.
  • Flujo vaginal amarillento.
  • Irritación o flujo del ano.

A lo largo de los meses de embarazo, una infección por gonorrea puede acarrear severas complicaciones al futuro hijo. Es decir, en el caso de que la madre se encuentre infectada, es posible que contagie al bebé en el alumbramiento.

Su curación es bastante simple, pues únicamente se necesitan antibióticos. Sin embargo, si no se aplica tratamiento alguno, la gonorrea puede transformarse en una enfermedad inflamatoria pélvica que, en las féminas, puede traducirse a su vez en la incapacidad para ser madres. En el género masculino también puede provocar esterilidad.

riesgos del sexo anal

Son varias las enfermedades por sexo anal que pueden contraerse.

VIH

¿Qué consecuencias conlleva?

El VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) causa infección en las células del sistema de defensa y acaba con ellas. Así se merma considerablemente la capacidad corporal para combatir el cáncer u otras infecciones.

No existe sanación definitiva y la infección permanece para siempre en el paciente. Si se da la situación en la que comienza a presentar infecciones o incluso cáncer, será señal inequívoca de que posee el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirido o SIDA.

Este virus se contagia únicamente mediante el acceso corporal de:

  • Sangre.
  • Esperma.
  • Flujo vaginal.
  • Leche materna.

¿Cómo puede producirse el contagio?

Los dos modos más habituales de transmitir el virus son:

  • Sexo anal o vaginal sin el empleo de preservativo.
  • Uso compartido de agujas o jeringuillas ya infectadas.

En una proporción inferior, la causa puede venir determinada por las complicaciones derivadas de la aplicación de alguna técnica médica o de cirugía.

Este VIH puede propagarse de la madre al bebé previamente al alumbramiento, durante el mismo o al darle el pecho.

Otras formas de contagio adicionales son:

  • Las transfusiones de sangre.
  • El sexo oral.
  • En la consulta del dentista.
  • En el caso de que las dos personas presenten heridas bucales, también puede propagarse mediante besos.

Sus típicas manifestaciones tardan en aparecer y la exclusiva manera de diagnosticar el virus es mediante la realización de un análisis de sangre.

Hay distintas maneras por las cuales puede transmitirse el VIH.

Enfermedad inflamatoria pélvica

Se engloban dentro de la categoría de enfermedad inflamatoria pélvica las inflamaciones de determinadas zonas sin que estas estén relacionadas con operaciones de cirugía:

  • El útero.
  • Las trompas de Falopio.
  • Los ovarios.
  • Las estructuras adyacentes.

Por norma general, se origina por complicaciones patológicas de tipo sexual como las ya descritas clamidia y gonorrea. Sus secuelas pueden resultar bastante severas, motivo más que suficiente para prestarle la atención que merece.

Al considerarse un riesgo derivado de otras enfermedades por sexo anal y de transmisión sexual, aquellas féminas con mayor actividad en este sentido o que cuenten con varias parejas, poseen una probabilidad superior de contraer la afección.

El motivo más común que provoca la enfermedad inflamatoria pélvica atiende a una infección bacteriana que comienza en la vagina y el cuello uterino y se extiende hasta el útero, las trompas de Falopio y los ovarios. Las bacterias más habituales en la producción de esta patología son la Chlamydia trachomatis y la Neisseria Gonorrhoeae, aunque hay veces en las que es polimicrobiana, es decir, que aparece por la infección simultánea de varios microorganismos.

En otras ocasiones -aunque muy contadas-, la infección puede provenir de algunos órganos de la zona que ya se encuentren infectados -el apéndice, por ejemplo- o también por la sangre.

riesgos del sexo anal

Hay diferentes tipos de relaciones sexuales que requieren tomar mayores precauciones.

Dolor de ano en el sexo anal

Ya señalamos al inicio del artículo que se trata de una práctica sexual basada en la penetración con dedos, juguetes sexuales o el pene con el objetivo de aumentar la satisfacción. No obstante, uno de los problemas más comunes para ello es el excesivo dolor de ano en el sexo anal, denominado anodispaurenia.

Como hoy en día aún se dispone de escasa evidencia científica acerca del dolor en este tipo de actividad sexual, el equipo de investigación de la Universidad de Zagreb realizaron una encuesta a una muestra de población femenina -con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años- que superaba los dos millares con la finalidad de recabar mayor información al respecto.

Esta investigación confirmó que la gran mayoría de féminas tildaban al sexo anal como doloroso, al tiempo que mencionaban ciertos aspectos para reducirlo:

  • Juego preliminar.
  • Masaje.
  • Relajación.
  • Lubricantes.

Pero contadas son las mujeres que confiesan haber experimentado solo gozo desde que se iniciaron en esta práctica.

¿Por qué se produce este dolor?

En este sentido, las investigaciones aseguran que, al igual que la vagina y la vulva, el dolor anal puede estar originado por anomalías de la piel. Por ejemplo, el liquen escleroso, el cual puede llegar a afectar a la piel del ano.

Esta modificación incrementa la probabilidad de sufrir malestar, dolor o desgarro muscular. Sin embargo, pese a que el desconocimiento pueda considerarse uno de los motivos del dolor de ano en el sexo anal, existen otros de mayor peso.

La penetración anal es una práctica con elevados peligros provocados por la sensibilidad de los tejidos del ano y la contaminación del recto. Asimismo, en la zona que rodea al ano se ubica la mayor concentración de terminaciones nerviosas, lo que se traduce en que la penetración pueda resultar tan satisfactoria como molesta.

Las alteraciones en la piel derivadas de la práctica de sexo anal pueden ser las causantes de este dolor.

En el caso de quienes sientan curiosidad sobre la penetración anal y quieran experimentar nuevas sensaciones en el sexo, es fundamental saber que esta jamás debe forzarse y sí comenzar -con diversos procedimientos- la dilatación del esfínter. Además, siempre que exista la opción, se debe utilizar un preservativo que favorezca la prevención de infecciones.

Utilizar relajantes en el sexo anal

Hay determinadas veces en las cuales el sexo anal se encuentra condicionado por la falta de capacidad para relajar los músculos que se sitúan alrededor del orificio anal y esto causa molestias y dolor. Para procurar evitar esta situación se recomienda estimular previamente el ano mediante algún procedimiento de relajación. Sin embargo, hay quienes no cuentan con la necesaria paciencia para disfrutar de estos preliminares.

Es por esta razón por la cual se comenzó a idear alguna sustancia que pudiera provocar la relajación del ano de manera sencilla y que no conllevara dolor ni molestias. El resultado fue la aparición de los denominados poppers, que se han convertido en una herramienta prácticamente obligatoria para la gran mayoría de personas practicantes de esta actividad.

¿En qué consiste el popper?

Se trata de un líquido en cuyo contenido aparece nitrato amílico, isobutílico o butílico, que en su inhalación inducen a la dilatación de los vasos sanguíneos, un latido más acelerado del corazón y que la sangre se dirija al cerebro en inferiores proporciones.

Si nos paramos a pensar, nos daremos cuenta de que son engranajes destinados a patologías como la angina de pecho. Es más, esta es su función original y también la más adecuada.

Los efectos del popper se extienden desde varios segundos hasta un par de minutos y la sensación que provocan es de tal exaltación que el disfrute sexual aumenta de manera exponencial a lo largo de ese breve lapso.

Asimismo, la relajación de los músculos es más que notable, entre ellos el esfínter anal. En él es donde el placer sexual es mayor, debido a que no existen molestias ni tampoco dolor en la penetración. En ese sentido, se reducen algunos riesgos del sexo anal.

¿Tiene efectos secundarios?

riesgos del sexo anal

Todo lo concerniente al sexo anal continúa siendo hoy un tema tabú.

No obstante, no todos son ventajas a la hora de ingerir esta sustancia, pues también posee ciertos efectos secundarios:

  • Presión arterial menor.
  • Mareos.
  • Palidez.
  • Vértigos.
  • Disfunción eréctil.
  • Muerte -en casos de excesiva concentración-.

Además, existen ciertas personas a las que en absoluto se recomienda inhalar esta clase de sustancias:

  • Las que presentan problemas de corazón.
  • Si padecen.
  • Tienen algún  -elevada presión ocular-.
  • Su muestra anomalías.

Otras posibles complicaciones

También provocan irritación o quemaduras al rozar la piel, pues se trata de una sustancia muy inflamable.

Resulta mucho más recomendable conocer determinados procedimientos que aseguren un sexo anal seguro y placentero. El esfínter anal es un músculo estriado, motivo por el cual se dispone de la posibilidad de contraerlo y relajarlo. Considerando este principio es simple conocer que el músculo puede fatigarse con algo de tensión, lo cual favorecería un mayor disfrute durante la penetración.

En otras palabras, previamente a la penetración, realizar una ligera presión y estimulación provocará que el músculo se fatigue, causando placer en la persona receptora en lugar de la sensación no deseable de dolor.

Otras causas del dolor de ano

Además del dolor de ano en el sexo anal, existen otra serie de motivos por los cuales puede experimentarse dolor en dicha zona. Estas razones son múltiples y de muy diversa índole: desgarros anales, fisuras,, etc. A pesar de que en este apartado intentaremos diagnosticar cuál puede ser la causa de este dolor, lo más aconsejable es que, en caso de padecerlo, consulte a su médico especialista. Este procederá a realizar las pruebas oportunas, detectar qué ha podido suceder y cómo puede calmar esa incomodidad.

Fisura anal

La fisura anal o anorrectal se inicia cuando en la piel de dicha zona surge una rotura o grieta. Lo más probable es que esto suceda durante el acto de deposición, pues la evacuación de heces de considerable tamaño y dureza provocan la rotura de la piel y originado de este modo el típico dolor asociado a esta patología. No obstante, puede aparecer por otros motivos, como sufrir alguna o porque los músculos del área del esfínter se tensen en exceso.

Si la piel de la zona del ano se rompiese, estaríamos ante una fisura anorrectal.

Lo más habitual es que la fisura anal no presente demasiada profundidad y se quede en la superficie de la piel. Sin embargo, sí que hay otras que pueden complicarse, tornarse en crónicas y adentrarse en zonas más profundas pudiendo entrar en contacto con el músculo. La mayoría de veces precisan de para calmar el dolor que provocan.

Hemorroides

Las hemorroides o almorranas en la zona del ano constituyen otro de los motivos que en ese área y aparecen por efectuar demasiada presión en el momento de la deposición, lo que se traduce en la inflamación tanto de las venas como de los tejidos anales. Pueden distinguirse según dónde se hallen:

La razón básica que provoca la aparición de hemorroides es, fundamentalmente, el excesivo esfuerzo causado por el al evacuar las heces. No obstante, existen otras causas como, en el caso de las, la fuerza que ejerce el feto en el área anal o la presión que efectúa el mismo durante el alumbramiento. Asimismo, las hemorroides poseen también un factor genético. Es decir, suelen heredarse.

Absceso anal

El absceso anal es una bolsa de pus en los alrededores del ano. Puede ser otro de los motivos de dolor en dicha zona. El motivo de su presencia suele ser la contaminación del área anl generada por las bacterias de las mismas heces, traduciéndose en una infección subcutánea.

También se han dado situaciones en las cuales las infecciones aparezcan en áreas más cercanas al colon, en una zona de mayor profundidad de la cavidad anal.

riesgos del sexo anal

Al margen del sexo anal, en BonoMédico también encontrará amplia información sobre hemorroides.

Fístula anal

Se trata de una conexión -semejante a un túnel- bajo la superficie de la piel mediante los restos de los abscesos anales. Con motivo de la infección y la pus que conforman estos restos, los túneles acostumbran a impregnarse de ellas. Esto se traduce en un fuerte y muy desagradable hedor, molestias en el ano y dolores en esa zona.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta.

Aparte del absceso, pueden existir otros motivos que originen una :

  • Una herida en ese área.
  • Una hinchazón.
  • Sufrir una infección.
  • Colitis ulcerosa u otro tipo de trastornos del intestino.

Estrechez anal

En ciertas ocasiones, algunos tratamientos que emplean radioterapia pueden provocar la estrechez del canal anal. Además, hay otras causas de la misma como lesiones en esa zona o enfermedades de transmisión sexual por sexo anal. Con motivo del estrechamiento de la abertura anal, aparecen molestias e incluso dolores en el momento de la defecación.

En el caso de padecer esta afección, se recomienda asistir a consulta médica para conocer los tratamientos disponibles para ensanchar el canal anal y poder evacuar de nuevo sin sufrir dolor alguno.





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Como ver fotos en un mac
Poses para fotos de perfil de facebook
Fotos de marina sotelo
Fotos de crecimiento personal