Fotos de la muerte de hector lavoe

Закрыть ... [X]

CATEDRAL DE SAN GILEn los años 1964 y 1965, cursé 4ª y 5ª primaria en la Escuela Apostólica de los Sagrados Corazones de Zapatoca, que dio fama de “Ciudad Levítica” a esa fotos de la muerte de hector lavoe hermosa municipalidad. En ese entonces, ese establecimiento educativo recibía a los jóvenes estudiantes de diversos lugares del país, que creían tener inclinación a la vida sacerdotal y que por algún motivo no podían entrar a estudiar en el Colegio Salesiano Santo Tomás. Era un “seminario menor”, regentado por sacerdotes de la Diócesis de Socorro y San Gil; me acuerdo del Padre Eduardo Ardila García (Rector); del padre Guillermo Suárez Díaz (Prefecto de Disciplina) y de los levitas profesores Benjamín Pelayo, Gabino Pinzón Sierra, Salomón Pineda Martínez, entre otros. Tenía: 4 canchas de fútbol olímpicas y sendas canchas de otros deportes; 2 cuevas, una inexplorada, y la otra la flamante Cueva del Nitro (que en esa época se encontraba dentro de esos predios), árboles frutales tales como zapotes, ciruelas, mamones, etc. Igualmente, contaba con “La Llorona”, a la que nunca vimos, pero sí la escuchábamos, emitiendo alaridos lastimeros muchas noches, captados desde el dormitorio, deambulando por las callejuelas aledañas al edificio. Recuerdo ahora, eso sí bien, que en esa época la clase de educación física fue construir el teatro que se asimilaba un Arca de Noé (en razón a que se levantó bordeando una cima y era de color blanco; nosotros mismos fabricábamos el ladrillo con unos elementos rudimentarios; hicimos todo, menos el techo; recuerdo que las paredes quedaron en forma de granito. Nos levantaban todos los días (excepto los domingos) a baño, faltando un cuarto para las 5 de la mañana  (con el frío tenaz que hace en Zapatoca, a esa hora). Cuando se iba el agua, nos tocaba meternos en la piscina, que era alimentada por una quebrada limpia. Teníamos clase de agropecuaria, en la cual todos y cada uno de los estudiantes tenían bajo el cuidado una porción de terreno, donde había la obligación de sembrar algo, y su fruto era la calificación; sembré, recuerdo, tomate, y la pugna era por el regadío. Para esos años, Zapatoca tenía excelentes colegios internados de varones y de damas; para nombrar algunos: el Salesiano, la Apostólica, las Betlemitas, la Presentación. Apenas nacía la Escuela Industrial.

No me resisto a creer, que tanto zapatoca tan inteligente que hay, tan emprendedor y estricto en sus cosas, deje morir la Escuela Apostólica, que bien pueden ser sus instalaciones dignos para un universidad o sucursal de algunas de las ya existentes como la UIS, la UNAB, la USTA, la Javeriana, la Pontificia Bolivariana o cualquiera otra institución de estudios superiores. Por favor: acudo con todo respeto a los buenos oficios del distinguido periodista don Rafael Serrano Prada (Director del prestigioso diario “El Frente” de Bucaramanga) y a unos excelentes columnistas de “Vanguardia Liberal”, como son el ingeniero Reinaldo Suárez Díaz (de quien presumo que sea hermano del padre Guillermo Suárez Díaz), el jurista Sergio Rangel Consuegra (quien escribe amenamente los domingos en ese diario), y también al Dr. Alfonso Gómez Gómez. Desconozco actualmente la situación jurídica de ese inolvidable establecimiento de educación. Me encuentro impedido para hacer algo por mi Escuela, en virtud a que no tengo poder económico ni político y me hallo en estado de invalidez desde hace más de 4 años a raíz de un ACV (accidente cerebro vascular). Y para concluir, diré que llevé un diario durante mi permanencia en esa Escuela, el cual actualmente se encuentra refundido, pero tengo indicios de dónde se puede localizar.

ALEJANDRO GÓMEZ LAMUS

 





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Fotos de rios y cascadas
Fotos de empanadas de horno
Fotos de la modelo coco
Fotos de poncho denigris
Fotos de aracely arambula h extremo
Fotos de playa casitas veracruz