Fotos de las mejores flores

Закрыть ... [X]

Anteriormente:
(Pero al contrario de lo que yo pensaba, se la fotos de las mejores flores metió entera en la boca, cosa que no es muy difícil por su tamaño, pero que fue lo suficiente para no poder hacer nada para no correrme, y me corrí, valla si me corrí, me corrí como una bestia, pese a ver eyaculado un rato antes notaba como la leche atravesaba todo mi pene hasta disparar dentro de su boca, mientras gemía como nunca, ella seguía absorbiendo mi leche, con algunas arqueadas, supongo por la fuerza en que mi corrida le golpeaba la garganta, la succionaba y lamia la cabeza, se la refregaba por la cara y luego por los pechos y volvía a chuparla hasta que me saco hasta la última gota, mientras yo movía la cintura de arriba abajo sin poder controlar mi cuerpo.

- Ea veras que bien vas a dormir ahora guapo.
- Ya te digo lucia, en un rato me has hecho disfrutar más que en 20 años con María jajajaja.

Se levantó y se fue a la ducha mientras yo recuperaba el aliento.)

Esta vez la deje que se duchara sola y yo aproveche para tomarme un cola cao fresquito para recuperar energía y le lleve otro a la habitación para ella.

Cuando volví de ducharme, ella ya estaba dormida, así que le di un besito en la mejilla y me acosté.

A las 7 de la mañana me sonó el despertador, estaba muerto, parecía que me habían dado una paliza o corrido un maratón, pero tocaba ir a trabajar.

Lucia ni se inmuto con la alarma, tuve q darle mordisquito en la oreja para que pegara un brinco de la cama con una sonrisa de oreja a oreja.

Me abrazo y me dio un beso con lengua cortito pero intenso y me dio las gracias por la noche, a lo que le respondí, que yo sí que le agradecería esto toda la vida, que había sido increíble y que me encantaría repetirlo en alguna ocasión.

El tiempo se me echaba encima, nos vestimos y nos despedimos cada uno a su trabajo.

Sobre las 12 de la mañana me mandó un mensaje un poco arrepentida por todo lo sucedido.

- Antonio ha sido una noche maravillosa, pero no puedo dejar de pensar en María, tenemos muy poca vergüenza, mientras ella estaba con su padre en el hospital y nosotros pegándonos una noche de sexo salvaje.
- Sabes qué? Es lo primero que he pensado mientras me tomaba el café en el trabajo, pero también pienso, que mientras no se entere, ella no sufrirá y nosotros tendremos esta aventura para recordarla para siempre. O acaso te arrepientes de lo echo? Le dije.
- No es que me arrepienta, por eso mismo lo digo, lo he pasado tan bien con el marido de mi mejor amiga que algo me come por dentro, pero también te digo que me mojo solo de recordar cada momento de lo vivido esta noche.
- Pero también pienso que esto no podrá volver a ocurrir.
- Bueno ya se verá. Le dije.

A lo que me respondió, borra los mensajes carajote con un gifs de un besito.

Pasaron los días sin tener ningún contacto con ella directamente, aunque sí que la escuchaba hablar con María por llamadas y mensajes.

A la siguiente semana, un viernes por la mañana, en un grupo de wasap que tenemos en común entre amigos, mi mujer, ella y yo, escribió:

- Oyeeeee hoy hay cena en casa de Alex no?

Y ahí empezaron a llegar un montón de mensajes de todos, haciéndome ver que esta noche la volvería a ver, y que no sabía cómo podría reaccionar yo, ya que nunca le había puesto los cuernos a mi mujer y eso me ponía muy nervioso.

Pase todo el día sentado en el váter, los nervios se me meti
eron en el estómago y no había manera de relajarme, pero bueno se echó el día como se pudo hasta que llegue a casa.
Le di besitos a mi mujer y niña que ya estaban preparadas para irnos y me fui a la ducha, donde empecé a recordar la ducha con lucia y no hubo más remedio que hacerme una paja visionando en mi mente lo vivido.

Nos montamos en el coche y marchamos a casa de Alex.

Al llegar, nos abrió la puerta lucia, que le dio besos a mi mujer e hija que pasaron al salón y luego me dio dos besos a mí, diciéndome al oído que pasa león? Me echas de menos?
A mí me sorprendieron sus palabras y cara de guarrona, pero pasamos hacia el salón a comer que ya estaba todo listo.

La cena fue como todas, cada vez que nos reunimos, mucho cachondeo y cervezas.

Ya comidos y metidos en las copas, me fui a la cocina a fumarme un cigarro, ya que Alex no fuma y nos vamos a la ventana a fumar.

Al momento apareció lucia con un cigarro en la mano, el cual dejo en el cenicero y me dijo que ahora venía que iba al baño.
Yo miraba el móvil mientras fumaba hasta que apareció de nuevo riendo y se acercó a mí poniéndome sus dedos en la nariz, que al olerlo rápidamente se me erizaron todos los pelos de mi cuerpo, los recuerdos volvieron a mi mente, la muy puerca se había metido los dedos en el coño para dármelo a oler, haciéndome morir de ganas de desnudarla lamerla toda la noche.

- Te gusta?
- Que perra eres. Sabes que me vuelves loco.

Sin dejarla decir nada más le cogí la mano, metiéndome sus dedos en la boca y chupándolos. Mientras ella se mordía los labios y sonreía.

- Me muero de ganas de repetir, tenemos que inventar algo para tener un rato para nosotros.
- Joder lucia y que coño inventamos tía, ya sabes que entre semana trabajo y casa y que los fines de semana que si parque, que si visita a los abuelos y que si hay que limpiar la casa, María no me deja ni un segundo solo.

- Bueno, tu tranquilo que ya inventaremos algo.

Ya llevábamos unos 15 minutos en la cocina y María se asomó diciéndonos, que a ver que estábamos planeando tanto tiempo los dos mientras se reía y yo que aproveche para dejarlas allí y me fui al salón.

Se nos fue haciendo tarde, así que fuimos recogiendo y nos marchamos para casa.

Lunes y martes nos pasamos toda la mañana hablando por wasap y diciéndonos todo lo que no íbamos a hacer el día que pudiéramos quedar, pero yo siempre pensando que pasaría mucho tiempo hasta que pudiéramos repetirlo o que incluso lo mismo, nunca volvía a repetirse.

Pero el miércoles de esa misma semana, mi mujer me llamo para decirme que se iba a casa de una amiga para pasar la tarde con ella y los niños y que había estado hablando con lucia y le había dicho que me llamaría, para ver si le podía mirar el ordenador que se le había bloqueado y lo necesitaba para trabajar.

A lo que yo le dije ok, con la voz un poco temblorosa y despidiéndola para cortar la llamada.

Sin pensarlo dos veces llame a lucia, la cual me colgaba, la volví a llamar y me volvió a colgar para a los 10 minutos mandarme un mensaje diciéndome: en cuanto salga te quiero ver en el hotel que te voy a dar lo tuyo.

Un cosquilleo se apodero de mí, con una sonrisa en la cara que no pude quitar en toda la tarde, que se me hiso eterna.
A la hora de salir cogí mi coche y salí corriendo para no perder ni un segundo ya que no sabía a qué hora volvería María.

Cuando estaba junto a la puerta del hotel, me apresure de dejar el coche bien escondido porque pese a lo cachondo que estaba, mi miedo a ser descubierto no desaparecía.
La llame para que me dijera la habitación diciéndome: es la suite 201 y entre deprisa en el hotel, era un segundo piso, subí por la escalera corriendo para tardar menos y me encaje en la puerta llamando al timbre.

La puerta se abrió sin ver a nadie, hasta que asomo su cabeza para decirme pasa guapo.
Y nada más entrar se me lanzo desnuda abrazándome con sus piernas por la cintura y devorándome.

Sin dejarme respirar me quito la camiseta, bajo los pantalones y calzoncillos y me llevo hacia el baño.
Había un jacuzzi que podía medir por lo menos 2 metros, lleno de agua y burbujas y con una botella de champan en el borde.

- Esto del champan que es? Que celebramos chochona? Le dije
- Aaa, eso nada, que me la han regalado por coger la suite, les he dicho que celebrábamos aniversario de boda y unos bombones que ya me comido.
Todo esto lo decía con esa cara de caliente que a mí me derrite y vuelve loco.

Nos metimos en el jacuzzi y empezó a enjabonarme, mientras yo de espalda le acariciaba la fina línea de pelo que se había dejado en el pubis y le pasaba los dedos por los labios exteriores.

Media vuelta y siguió enjabonándome, ya que llevaba todo el día sudando y no me extrañaría que le diera mal olor jajajaja.
Cuando ya me tenía listo, le dije me toca a mí no? A lo que me respondió que ya se había lavado ella mientras me esperaba y que se había aliviado un poco con su amigo, señalándome al lavabo donde tenía un consolador de unos 20 centímetros, que con la emoción ni si quiera había visto.

- Bueno pues esa botella de champan abra que aprovecharla, no crees lucia?
- Vale pero yo un buchito que mañana trabajo.

Alcance la botella y se la volqué por los pechos mientras los chupaba y bebía a la misma vez, para después decirle que siguiera echándosela ella mientras yo me la bebía a lengüetazos por todo su cuerpo precioso y bebiéndolo todo sobre mejores su coño.

Le encantó la idea porque quiso probar ella, que hizo lo mismo conmigo, lamiéndome desde mis pechos, pasando por el ombligo y terminando en mis huevos.
Yo la miraba y disfrutaba viéndole la cara y mientras yo le decía, estas guapas hasta con mi polla en la boca, a lo que ella respondió sacándosela y golpeándose en los cachetes de la cara.

Parece que hoy estaba más caliente de lo normal, desde la primera chupada ya estaba deseando correrme y sería una pena desaprovechar esta oportunidad que tenia de seguir gozando de ella, viendo la predisposición que traía.

Como ella no dejaba de chupar, tire hacia tras para dejarme caer en el escalón del jacuzzi y traerla para mí, para meterme bajos sus piernas y saborear su coñito, que estaba delicioso y me recreaba con las dos manos en su culo, para no dejarla escapar de mi lengua juguetona.

Poco a poco le iba introduciendo un dedo por el culo y dejaba de lamer de vez en cuando para mirarla a la cara y verla gozar.
Ella también estaba bastante caliente, porque al poco tiempo me aparto la cara para sentarse sobre mi polla metiéndosela sin ningún miramiento y votando como si estuviera poseída.

Yo le daba chupetones en la espalda y pellizcaba los pechos mientras ella gritaba de placer, votaba con tal velocidad que se me salió la polla y casi me la parte.
Le dije que me iba a correr pero no le importo, siguió votando y votando llegando los dos juntos a un orgasmo increíble.

Ooooooooooo me encanta, me tienes enganchada a ti cabron, mientras se dio la vuelta para sentarse en mis rodillas y meterme la lengua hasta la campanilla.

Le costaba respirar, mientras sonreía me dijo: esto no acaba aquí, todavía tenemos que usar a manolito.

- Pues como te metas el manolito cuando te la meta yo no vas a notar nada jajajaja le dije.

Nos salimos y secamos y nos marchamos al salón, lucia cogió su consolador que también se vino con nosotros.

- A ver churrita mía, te traído aquí para seguir cumpliendo nuestros deseos sexuales ocultos, ya sabes que me has dado por el culo el primero, tampoco me había tragado nunca una corrida, ni corrido como si tuviera un grifo en el conejo y por su puesto jamás había follado el culo a ningún tío jajajaja.
- No querrás follarme con el consolador no? Porque no pienso meterme eso por el culo ni pagándome jajaja.
- No cariño eso es para mí, otro de mis sueños es tener dos pollas para mi, y ahora que me estrénate el mojino puedo cumplirlo y vamos a hacerlo realidad en cuanto recuperemos las fuerzas.
- Pues sabes que lucía, yo nunca he conseguido echar dos polvos con María, en cuanto me corría ya no tenía ganas de más y contigo es como si nunca quisiera que se acabara.
- También me has desvirgado mi culito y te has tragado mi lechecita haciéndome gozar y dejándome totalmente complacido.
- Solo me queda un deseo por cumplir y seria hacérmelo con dos mujeres a la vez.

Mientras hablábamos nos echamos un cigarrito y terminamos el champan, lucia se levantó
y cogió de su bolso un bote de lubricante que puso sobre la mesa, mientras me dedicaba un sonrisa picarona y preguntándome si estaba listo, a lo que le respondí que para ella siempre estaba listo.

Me tumbe sobre el sofá y le dije que se sentara en mi cara, que me encanta esa sensación de ahogamiento y placer a la vez, a lo que ella sin rechistar paso su pierna por encima de la cabeza y lentamente se dejó caer sobre mí.

Yo le agarre las dos tetas y empecé con mi comida, mientras ella gemía flojito y movía su culo sobre mi cara, yo ya sentía de nuevo a mi amigo firme de nuevo, algo que me parecía mentira, porque nunca me había pasado, siempre he dicho que yo era un tío de un solo polvo al día y me ha dado coraje siempre escuchar a colegas decirme que han echado 2, 3 o que se han pegado toda la noche follando.

Pero parece que con ella todo era diferente y mucho más placentero.
Me aparto la manos de sus tetas para echarse sobre mí y cogerme la polla para empezar con una comida espectacular, a la misma vez me masajeaba los huevos y jugaba con su dedo en mi culo.

Yo seguía entusiasmado con su culo, al cual ya le metía entera la lengua y tuve que empezar a meterle 1 dedo, que se paseaba dentro de ella como si nada, así que le metí dos dedos y con el dedo gordo le frotaba el clítoris el cual llegaba a tener ya un tamaño importante.

No pude resistirme a sorber sobre él, mientras sus flujos inundaban mi boca y provocando que se levantara y sentara de nuevo sobre mi cara frotándome todo su coño.
Sin darme tiempo ni a respirar cogió el lubricante y consolador, el cual se metió en la boca chupando y mirándome para que me calentara un poquito más, si fuera posible porque yo ya ardía por dentro.

Se echó en el sofá de espalda ofreciéndome su culo, el cual me arrodille frente a él y empecé a lamer y relamer sin pausa disfrutando de cada pasada con mi lengua.
Ella seguía chupando el pollon de goma y con una mano se frotaba el clítoris con fuerza y rapidez y pidiéndome que la follara más, que se moría de ganas de volverme a sentir dentro de ella.

Yo cumpliendo su deseo, me levante y se la metí de golpe le di 3 empujones y se la saque, para volvérsela a meter y sacar entera de nuevo, mientras gemía y se mordía los labios.
Se la volví a meter y al sacársela se la refregaba por el culo para probar como estaba de dilatado, pero no entraba todavía, creo que en mi vida me visto el cabezón tan gordo y la polla tan llena de venas en mi vida.

De repente una llamada a mi móvil hizo saltar la alarma, mirándonos los dos con cara de asustado y recordando que yo solo iba a mirarle el ordenador, no lo cogí, pero al momento empezó a sonar el de ella.

Se levantó y lo cogió con la voz un poco entrecortada, algo que noto María porque le pregunto qué le pasaba y tuvo que decirle que estaba peleando con la madre.
Mientras yo escuchaba a lucia decir, que la perdonara que me quedaba poco para terminar con el pc, ya que le hacía mucha falta, y le contesto que sin problema que era solo por saber si tardaría mucho, y le contesto que no tardaría.

La llamada nos cortó bastante el rollo, pero solo hizo falta que me diera dos lametazos para ponerme firme de nuevo, sin perder más tiempo, le volqué el lubricante sobre su coñete y se lo untaba con la polla.

Se la volví a meter por el coño, pero me dijo que no, que al culo y su pollon por el coño, algo que acepte y se la enfile en el culo, metiéndola con un poco de trabajo, mientras la observaba como se metía ese pollon.

Su cara era todo un poema, era todo un popurrí de diferentes caras de placer continuo, mientras yo ya le follaba el culo con fuerzas viendo que no le molestaba y que estaba disfrutando muchísimo.

Alzo la otra mano que tenía libre para acariciarme los huevos, mientras la follaba, algo que me hizo tener un cosquilleo por la espalda avisando de que estaba cerca mi descarga de leche.

Cuando chillando me dijo: ooooooooooooooo creo que me voy a correr como la otra vez, ooooooo, aaaaaaaaa, pffff

Y se sacó el pollon para que pudiera salir toda esa corrida contra mi barriga.

Con eso solo consiguió que yo llegara al éxtasis inundándole el culo de leche calentita y escapando de mis labios un oooooooooooooooo inmenso de placer.
Sentía las pulsaciones en la polla al mismo ritmo que mi corazón.

Mientras ella seguía frotándose el clítoris en un no parar de salir corrida yo me lance a comerme toda esa corrida, era amarga, muy amarga, vamos que sabía a pipi, pero a míen ese momento me aceleraba el corazón y me provocaba una excitación descontrolada.
Chupe y chupe hasta que me pidió que parara, cogiéndome de la mano y llevándome hacia ella para chuparme la cara y probar su manjar, que parecía que le gustaba porque me la dejo limpia.
Luego rápidamente me pego un empujón y diciéndome.

- Corre loco, vete duchando y quitándote la peste a corrida de encima.
- Esto no es peste, es un manjar de una diosa del sexo como tú.
- Jajajaja me dejas alucinando, que guarro puedes llegar a ser.
- Tú te has visto guapa?
- Ya ya jajajajaja.

Nos duchamos y fuimos cada uno para su casa.

continuara. si quereis?





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Kurt cobain fotos de su muerte
Fotos de baile funk de favela
Desafio 2007 participantes fotos
Fotos de naruto shippuden ultimate ninja 5
Fotos de vegeta fase 7
Ver fotos de fachadas de casas modernas
Marcos para fotos para imprimir gratis