Fotos del hombre mas tatuado del mundo


Subtitulado por Accesibilidad de TVE.

hombre

Juan Carlos Aguilar,

también conocido como el shaolín asesino,

acabó con la vida de dos mujeres

entre los meses de mayo y junio de 2013.

A la primera de sus víctimas, Jenny Sofía Revollo,

la descuartizó.

Y a la segunda, Maureen Ada Otuya, la torturó hasta morir.

¿Fueron Jenny y Ada sus únicas víctimas?

Buenas tardes. Emergencias 112.

-Veo a una chica pidiendo ayuda no puede salir y no para de gritar.

-Tranquila, no se preocupe; dígame dónde está.

-Está en la acera de enfrente y sigue gritando.

-¿En qué calle? -Máximo Aguirre.

-¿A qué altura, qué número? -El 12.

Sí, el 12... La chica no puede salir y alguien la está agarrando.

La está cogiendo, le está tapando la boca,

le está dando golpes, ¡joder! La está metiendo dentro a golpes.

¿Cómo es la chica?

-Es joven, no sé si sudamericana o de color.

-¿Y el agresor? -Está calvo.

-No se retire. Le pongo con la central de la Ertzaintza.

-El día 2 de junio del año 2013,

a las 15.40 horas, se recibe una llamada

de una ciudadana que requería la presencia policial

en la calle Máximo Aguirre, en el número 12.

Había visto a una joven que desde dentro de ese inmueble,

a través de las rejas, pedía auxilio.

Y también observa cómo un varón blanco y calvo

la agarra y la empuja hacia la oscuridad.

En apenas tres minutos

llegó el primer recurso de la Ertzaintza

y observaron que se trataba del inmueble del gimnasio Zen 4.

Las puertas eran unas verjas de hierro,

que tuvimos que forzar, y lo que encontramos allí fue

una entrada estrecha, con mucha pendiente y oscuridad.

El gimnasio estaba totalmente a oscuras.

Tuvimos que extremar las medidas de precaución

porque conocíamos que en el interior del gimnasio

había armas blancas: sables, espadas, flechas, etc.

Encontramos a Juan Carlos Aguilar

con las manos ensangrentadas y haciendo frente a los compañeros.

Se le redujo rápidamente y, bajo un camastro,

encontramos el cuerpo de una mujer africana,

que se encontraba maniatada y con unas bridas en el cuello,

y cinta americana también alrededor del cuello.

Debajo de esa primera brida

y de esa cinta americana,

además, tenía también unas vueltas de cuerda

pasadas por la garganta.

Una vez ella trasladada al hospital y con Juan Carlos Aguilar detenido,

se encendieron las luces

y los compañeros hicieron una inspección del recinto.

Localizaron en la zona del tatami una serie de bolsas.

La sorpresa de los compañeros fue que al abrir una de ellas

para ver qué contenían esas bolsas, vieron restos humanos.

Juan Carlos Aguilar se presentaba a sí mismo

como el único shaolín occidental,

tres veces campeón del mundo de kung-fu

y ocho campeón de España.

Dirigía en Bilbao el gimnasio Zen 4

y un monasterio shaolín conocido como Océano de la Tranquilidad.

Indirectamente estamos metiendo en su personalidad, en su cerebro,

el no agredir.

Así explicaba Juan Carlos Aguilar

las bases de entrenamiento a los jóvenes en su gimnasio.

Es mejor practicarlo de joven

que no esperar a ver si un día te iluminas

y a ver si por casualidad cuando alguien te ofende gravemente

no reaccionas violentamente.

Es mucho más positivo entrenarlo.

-El escenario ante el que nos encontrábamos

era un escenario macabro, sorprendente, ¿no?

Teníamos diferentes bolsas con restos humanos

y no sabíamos si todos los restos pertenecían a la misma víctima

o podríamos estar ante varias víctimas.

Los compañeros de la policía científica

iniciaron la inspección ocular técnico-policial.

-Este es el escenario donde descuartizó su primera víctima

y esta es la silueta que nos marca dónde localizamos el cadáver.

Entonces los de la científica

procedimos a realizar la inspección ocular,

levantamos el tatami, no observamos ninguna evidencia más

y recogimos las muestras de sangre localizadas en el baño.

-Y durante ese proceso se notó un olor extraño

que procedía, que emanaba, del sobretecho,

que daba justo encima de las duchas reservadas para el personal.

Allí existía una trampilla, la abrimos

y encontramos una bolsa de basura anudada

y, al abrirla, en su interior lo que había era

un trozo de una cadera.

-En este caso tenemos una serie de evidencias,

que son unos plásticos,

y lo que tenemos que hacer es identificar qué individuo

ha manejado los mismos.

Sobre un componente claro, como es en este caso el plástico,

para que exista más contraste, debemos proceder a subtensión.

El elemento para que exista contraste sobre esta superficie

es la violeta genciana.

Lo que hacemos es impregnarla unos diez segundos

y ya queda reflejada sobre un color púrpura esa huella.

-Al día siguiente inspeccionamos su domicilio.

Juan Carlos Aguilar no quiso comparecer,

pero sí su abogada.

La casa estaba desordenada y su habitación era peculiar.

Encontramos diferentes consoladores,

encontramos bastante cantidad de preservativos

y también encontramos algo más;

encontramos abundante material informático;

discos duros, tarjetas, cámaras de vídeo y fotos...

Y también, en el balcón,

encontramos dos bolsas de basura anudadas.

Allí, en el balcón de la casa,

los agentes encontraron una mano y una prótesis mamaria

igual que las que tenía en el gimnasio.

¿Eran la mano y la prótesis que se hallaron en el domicilio

de Juan Carlos Aguilar

pruebas del crimen que había cometido?

Sin duda.

¿Las tenía ahí para deshacerse de forma más eficaz de ellas?

Es probable.

Lo que no hemos podido dilucidar

es si eran o no los trofeos propios de un cazador.

Es indudable que Juan Carlos era un fetichista

y da la sensación de que tenía una especial afición

por coleccionar trofeos de guerra,

pero no debemos de desdeñar otra posibilidad.

En pueblos del pasado,

como los aztecas, los mayas, los celtas,

existía una forma de actuar cuando tú vencía al enemigo,

porque a pesar de ser enemigo, tenía virtudes y bondades.

¿Cómo nos podíamos hacer con ellas?

Llevándonos un trozo de su cuerpo; generalmente la cabeza,

pero también coleccionaban este tipo de objetos.

Si profundizamos en el hinduismo tántrico,

nos encontramos con un cráneo copa; es decir, un trofeo.

Estamos hablando de la kapala.

Normalmente en el casquete del cráneo

se suele modelar algún tipo de figura relacionada con dioses

o incluso con demonios del panteón budista.

Es muy habitual que encontremos a Kasharapane,

que no es ni más ni menos que el aliento del buda.

Estamos hablando quizá de esa parte más poderosa,

más relacionada con la guerra y con el mal.

Hay una estatua que representa precisamente a este personaje.

Estamos hablando de un semidiós, semidemonio.

La encontramos precisamente en el templo de Shaolín.

Al día siguiente de la detención de Juan Carlos Aguilar,

aún no sabemos la identidad de la persona que está ingresada,

la mujer africana,

y por supuesto no conocemos a quién pertenecen

los restos que hemos encontrado ni si son de una sola víctima.

Por lo tanto, lo que hacemos el equipo de investigación

es intentar localizar y conocer los movimientos de Juan Carlos

ese día 2 de junio.

A través de diferentes cámaras de videovigilancia,

localizamos cómo Juan Carlos Aguilar

se movía en un itinerario constante

en diferentes calles de la ciudad de Bilbao.

La zona de caza de Juan Carlos

se encuentra en un entorno muy conocido para él,

ya que su gimnasio y su vivienda

se encuentra todo en un entorno de 150 m.

Aquí contacta con las mujeres;

es un entorno donde pasa totalmente desapercibido

porque es una persona habitual de la zona,

y luego las traslada a su gimnasio que se encuentra algo más apartado

de lo que es su zona de caza.

Juan Carlos Aguilar se movía entre las calles General Concha,

Fernández del Campo,

y General Concha con la calle Egaña.

Era fácil seguirle porque lo hacía a unas horas

en las que hay muy poca gente en la calle

y, además, su vehículo es un vehículo muy característico;

conduce un pick-up.

La víctima del 2 de junio era Maureen Ada Otuya,

de 29 años,

nigeriana.

Ada es una chica, como hay millones en Nigeria,

que sale de la pobreza de su país

y llega a este primer mundo pensando que esto es un paraíso

y que aquí va a solucionar todos los problemas,

no solo personales, sino de toda su familia.

-Estaban encantados y felices porque su hija vivía en Euskadi,

fuera de la pobreza,

fuera de aquella situación de necesidad en la que vivían.

-Ella estaba aquí sin papeles y ejercía la prostitución.

-La familia no sabía a lo que se dedicaba.

-Es una familia muy pobre, extremadamente pobre.

-La hija les mandaba dinero todos los meses.

-Sobrevivía de los pocos euros que le mandaba su hija desde aquí.

Perder eso, perder una hija y ese sustento económico

suponía un triple asesinato para ellos.

Maureen Ada Otuya falleció en el hospital de Basurto

después de permanecer varios días en coma.

Alrededor de las cinco de la mañana del día 2 de junio,

una cámara de seguridad capta a Juan Carlos Aguilar

saliendo de su gimnasio con dos bolsas de basura.

Se ve cómo monta en su vehículo

e inicia la marcha en dirección a la ría de Bilbao.

Otra cámara de seguridad lo capta estacionando su vehículo.

Se desciende del mismo, saca las dos bolsas de basura

y va hacia la pasarela. Regresa al vehículo sin las bolsas.

Nuestra teoría es que se estaba deshaciendo

poco a poco de los restos de Jenny.

-Tres días después de la detención de Aguilar,

recorrimos la ría con los buzos,

pero no encontramos ninguna parte del cuerpo

por las fuertes corrientes que había en la ría.

-Juan Carlos Aguilar esa madrugada del 2 de junio

había decidido deshacerse de los restos de su víctima;

bien por el olor, bien por otra circunstancia,

y había decidido ir tirándolos poco a poco, pero no de todos.

Algunos tenía guardados, como eran los que encontramos

en su domicilio o en el altillo del gimnasio.

Parece extraño que ninguno de los alumnos

que se encontraban en el gimnasio después de su primer asesinato

se diera cuenta de nada;

sobre todo valorando

que Juan Carlos había descuartizado a su primera víctima

y se iba deshaciendo de su cuerpo poco a poco;

de manera que fue capaz de reingresar en su vida normal

y seguir impartiendo clases

cuando todavía en el lugar había trozos de su primera víctima.

Con las huellas del implante mamario,

a falta de la identificación del ADN,

nos pusimos manos a la obra para identificar a la primera víctima.

Para la identificación de la mano,

hay que hacer una necrorreseña y proceder a su entintado.

Pero antes del entintado hay que hacer su enjabonado;

es decir, limpiar con alcohol

por si ha quedado algún tipo de impureza.

Posteriormente procedemos al entintado del mismo

para cotejar con la base de datos

de cara a la posibilidad de la identificación de la víctima.

El otro procedimiento que en este caso también tenemos,

las prótesis mamarias,

vienen de fábrica con un número de serie

que identifica la marca y el modelo

y las características propias de la prótesis.

Los datos coincidían con una mujer,

a la que teníamos fichada por una causa menor,

cuya identidad era Jenny Sofía Revollo.

Jenny Sofía Revollo era colombiana,

tenía 40 años

y fue la primera víctima de Juan Carlos Aguilar.

Ella era una persona trabajadora

como todos los que venimos a buscarnos la vida.

-Ella siempre estuvo buscando trabajo de peluquera.

Trabajó en algunos sitios, montó su peluquería...

Era una chica normal;

superbién, muy expresiva, muy compañera, muy amiga.

-El reto del equipo de investigación era conocer

cuándo Juan Carlos contactó con Jenny,

ya que no había denuncia de desaparición.

Localizamos que el último momento en que se le ve con vida a Jenny

es un fotograma localizado

en la peluquería donde ella trabajaba el día 24.

-Vino a hablar con nosotros: "Mira, que necesito trabajo,

estoy buscando trabajo, llevo mucho tiempo sin trabajo".

Al rato se marchó y ya no supe más de ella.

Eso fue... un día antes de que ya desapareció.

Bueno, el 24 de mayo de 2013.

-Yo la vi 15 días antes

y recuerdo que estaba en busca de trabajo,

que igual le salía algo, eso sí me dijo;

que estaba esperando un trabajo que le iba a salir.

-Le dije: "¿Pero qué te pasa?".

Y me dice: "No, un chico muy majo,

ahora a las diez voy a la entrevista".

Y yo: "¿Pero a las diez de la noche una entrevista?".

"Pon mucho cuidado".

-Igual sería eso o igual sí era verdad,

que este hombre le había ofrecido trabajo.

-Fue premeditado; las buscó premeditadamente,

a todas ellas,

prometiéndoles trabajo en el gimnasio, y picaban.

Les decía: "Ven a mi gimnasio

que necesito alguien para recoger las toallas"...

Las llevaba allí, ellas creían que les iba

a dar un trabajo y saldrían de la prostitución

para trabajar decentemente,

y resulta que para lo que las llevaba era para violarlas,

torturarlas... Dominarlas.

-Ya teníamos identificadas a las dos víctimas,

tanto a la mujer africana que localizamos en el gimnasio,

como los restos que encontramos en las diferentes bolsas de basura.

Ahora teníamos un nuevo reto: identificar

los cientos de mujeres que encontramos

fotografiadas en su ordenador.

Para localizarlas

utilizamos principalmente el móvil de Juan Carlos Aguilar.

La mayoría de las mujeres que aparecían en esas fotografías

estaban registradas en su teléfono móvil.

Cuando vimos la cantidad de mujeres

que había fotografiadas en sus archivos, nos asustamos.

Parecían estar muertas

y nada nos indicaba que no lo estuvieran.

Entre todo el material audiovisual que le incautaron en los registros

a Juan Carlos Aguilar,

se hallaron cientos de fotografías.

En ellas aparecían mujeres en estado de inconsciencia,

dormidas

e incluso con la apariencia de estar muertas.

Muchísimas mujeres desnudas, diferentes,

con los ojos cerrados

y en posiciones como si estuviesen muertas.

La siguiente gestión era saber si había o no más víctimas;

por eso revisaron el material informático del gimnasio

y contactaron con ellas.

Nos preguntábamos si Jenny fue la primera

o si realmente esas fotografías que tenía

no solo eran recreaciones de lo que quería hacer,

sino de lo que ya había hecho.

-La sorpresa es que la Ertzaintza da con cinco mujeres,

pero que hay cuatro mujeres,

de esas nueve aproximadamente que se ven en los vídeos,

que nunca aparecieron.

-Para mí esas fotos ilustrarían los gustos que él tiene

desde el punto de vista sexual; entraríamos ya con la necrofilia,

que se define precisamente como una tendencia

a excitarse sexualmente

con la visualización, con el contacto

o con la evocación mental de un cadáver.

Juan Carlos Aguilar no tiene una sexualidad sana;

tiene una sexualidad pervertida.

Obtiene el placer dañando, violando, maltratando,

ejerciendo poder y control sobre sus víctimas,

y no puede escapar a esta sexualidad.

Es en el plano del sexo un sádico.

Él daba esa sensación de profesionalidad,

de hombre esforzado...

Y luego, eso unido con su encanto superficial,

porque ha creado una especie de halo alrededor,

de figura carismática,

que hace que la gente vaya hacia él.

No solo vayan las mujeres que puedan ser vulnerables;

sino que también hombres

que pueden ver que esa persona es superior

y la admiran de alguna manera.

Entonces capta a sus seguidores y los tiene que mantener,

aun cuando esa gente se quiera ir.

Sin embargo él, de alguna manera rígida,

los quería mantener y los mantenía; hablaba mal de ellos...

Es decir, utilizaba procedimientos aleatorios para mantenerlos ahí,

porque el que ese sistema se mantuviera era fundamental

para preservar su estatus de persona excepcional.

-Me llamo Juan Carlos Aguilar.

Comencé mi aprendizaje

en las manos de mi maestro y hermano a la edad de diez años.

Pronto me di cuenta de que en la dura tradición china,

el conocimiento no se revelaría

sin tener que pagar un alto precio personal,

sin sufrimiento ni derramamiento de sangre, sudor y lágrimas.

La relación de Juan Carlos con su hermano es patológica.

Dicen incluso que cuando era pequeño

le colgó por un pie de una ventana.

En realidad es un hermano mayor tiránico, abusivo, maltratador;

pero Juan Carlos lo vivencia y lo transforma

como si de un gran maestro se tratara.

En realidad es un personaje muy importante

a la hora de cuajar su personalidad futura.

Él fue y sigue siendo mi único y verdadero maestro.

Este entrenamiento en muchas situaciones

fue casi una tortura física y psicológica;

una formación basada en golpes, insensibilidad

y presión psicológica extrema.

Ahora y siempre estaré agradecido por lo que hizo; golpe tras golpe,

endureció la hoja de la espada que consuela hoy mi espíritu.

Hay un personaje fundamental, tanto en la vida profesional

como en su trayectoria vital, que es su hermano.

Él lo denomina "maestro".

Este personaje fallece de una forma dramática.

Queda encerrado en un ascensor; cuando intenta salir,

este desciende y los cercena por la mitad.

El único que es testigo de este suceso es Juan Carlos.

Aquí podría haber quedado todo,

de no ser porque posteriormente ocurre lo que ocurre.

Quizá cabe preguntarse si estamos ante dos víctimas o hubo más.

Yo cuando llegué a su escuela,

su hermano había muerto hace unos años.

Ni vi fotos de él ni llegué a conocerle.

No hablaba mucho del hermano, eh.

Lo único que comentó es que lo perdió en un accidente

y poco más.

-Mi compromiso era aprender,

como si tuviera que cumplir un destino o completar un pasado.

Todo lo que sufrí me hizo levantar los ojos

hacia el sueño de un campo de batalla más grande,

más distante, más desafiante.

En la búsqueda de un conocimiento mayor,

Juan Carlos Aguilar comienza a viajar por el mundo,

especialmente al templo Shaolín de Henan.

El templo de Henan posiblemente sea el más importante del mundo.

Fue fundado hace 1500 años.

Hay que decir que aquí ya vemos que se crea alrededor

de unos personajes muy particulares: los monjes shaolín.

Estos presentan una dicotomía verdaderamente curiosa.

Por un lado, deben respetar ese pacto de no agresión al prójimo

que promulga el budismo; pero por otro lado,

están dados a las artes marciales un día sí y otro también.

Esto llega en el año 621 a oídos de Li Shi Min,

emperador de la dinastía Tang,

que decide hacerse de sus servicios.

Pasan a formar parte de la corte y rápidamente se convierten

en astutos políticos, en administradores de la corte;

lo que genera malestar en el resto de funcionarios.

¿Por qué? Porque solo a ellos

se les permite vivir fuera del templo,

solo a ellos se les permite comer alimentos prohibidos,

solo a ellos se les permite beber y en cierto modo también pelear.

Estamos hablando de que da la sensación

de que se hubiera creado un credo paralelo

que solo afecta a los monjes shaolín

y que se ha perpetuado hasta hoy.

Pensemos que hoy en día en el templo de Shaolín

tenemos 300 monjes que viven junto a 400 acólitos,

de los cuales solo 100 son monjes guerreros.

Esto nos da una idea de lo difícil que es ser monje guerrero shaolín.

Hice visitas a muchos de los más conocidos maestros,

especialmente en China,

en el legendario y para entonces casi desconocido para Occidente

templo Shaolín.

En el templo pasé los mejores días de mi vida

y allí terminé de forjar la espada que moldearía lo que soy.

Allí me convertí en el primer monje shaolín occidental.

Es cierto que Juan Carlos Aguilar estuvo en China

durante el aniversario del templo Shaolín;

es cierto que además hizo amigos;

pero ya no es cierto que fuera admitido por la escuela oficial.

Estamos hablando de que él cuando llega a España

y promulga a los cuatro vientos

que es el único monje shaolín que hay en Europa.

En el templo Shaolín, por lo que yo vi cuando estuve,

está el templo Shaolín, el templo tradicional;

entonces en torno a ese templo, hay un hotel

que está pensado para los occidentales.

Y tú pagas por esa enseñanza.

Pagas por la estancia y por los cursos que te dan.

Cualquiera puede ir allí.

Lo que supuestamente certificaba su estancia en Shaolín

era una especie de cuadernito rojo

donde venía el tiempo que había estado.

Y es el mismo que nos dieron a todos los que fuimos a entrenar.

Y eso lo tienes como un recuerdo de haber estado allí,

pero no tiene validez oficial.

A su regreso a España se rapa el pelo,

comienza a usar traje naranja

y a visitar los platós de televisión.

Cuando volvió de China, se volvió mucho más serio.

Hablaba mucho menos, menos comunicativo,

y también las clases se volvieron más exigentes,

metía más caña física.

Volvió... con otro talante.

Empezó a crear instituciones.

"Quiero que te encargues de tal, que tú seas el tesorero

y tú el administrador"; empezó a delegar trabajos.

En esa época abre su gimnasio Zen 4

y su monasterio budista Océano de la Tranquilidad.

Se presenta a sus alumnos como tres veces campeón

del mundo de kung-fu y ocho veces campeón de España.

Al más puro estilo de un gurú,

de Juan Carlos Aguilar se decía que tenía "superpoderes";

por ejemplo, que era inmune al dolor, que levitaba

y que tenía la capacidad de curar enfermedades

que en algunos casos podrían haber sido mortales.

Juan Carlos se construye un personaje de monje guerrero;

un hombre endurecido por la vida,

pero sensible y conectado con las sinergias vitales.

Un maestro capaz de ofrecer un modelo de vida.

Ekaterina, María, Begoña, Cristina...

La lista era interminable.

Una a una las fuimos localizando y a muchas les tomamos declaración.

-Durante el proceso de aprendizaje, de novicio,

Juan Carlos nos exigía un sobre de dinero.

Por ejemplo, a Maite le pidió entre 500 y 1000 euros.

Exigía, además, que fuéramos obedientes hacia él.

Todos le considerábamos el gurú.

Cuando algún alumno no le hacía caso

o él pensaba que se salía de su línea,

le echaba del gimnasio.

-Creo que se podría llamar secta

porque tiene características propias de la secta.

Él tenía a gente que trabajaba para él,

dando clases, poniendo carteles, limpiando el centro, etc.

Todas esas cosas él las hacía.

Y además, te hacía ver que limpiándole el centro,

él te hace un favor;

te permite a ti, como en las sectas,

te da a ti el privilegio de ser tú el que limpies el centro,

o el privilegio de poner los carteles,

o el privilegio de dar la clase.

La sensación que te queda a ti es esa: "Me ha elegido el maestro

para que yo limpie el centro".

-Es uno de los rasgos más característicos de los psicópatas.

El encanto es superficial.

Se puede mantener durante una temporada muy corta,

porque cuando la relación personal exige una reciprocidad

él no la va a dar, porque no tiene empatía,

él no va a escuchar,

no le interesa porque solo piensa en sí mismo.

Entonces esa relación se mantiene

en la medida en la que a él le interesa.

Él explota, manipula,

mantiene en la medida en la que le interesa,

obteniendo un beneficio personal.

-Juan Carlos había sufrido mucho; situaciones dramáticas, accidentes;

estaba dolorido.

Yo le hacía masajes. Conmigo nunca empleó la violencia;

aunque en alguna ocasión se le iba la olla;

me agarraba, me apretaba el cuello, y tenía que decirle que parase.

-No solo te podía dejar sin conocimiento;

te podía anular los sentidos.

Era una técnica que combinaba la inconsciencia

con la anulación de los sentidos,

y que algunos monjes utilizaban para violar a mujeres.

Según el hinduismo tántrico,

cada ser vivo, por el mero hecho de estar vivo,

tiene una energía particular en su interior,

conocida como "chi",

por eso el chi-kung está destinado a intentar controlar

mediante la respiración y una serie de movimientos,

también mediante la mente, precisamente esta energía.

Por tanto podemos decir que no tiene nada que ver

con intentos de violación o de anulación de sentidos,

aunque esto segundo sí se podría hacer.

Realmente hoy en día en China el chi-kung se utiliza

como una forma de curar y sanar algunas enfermedades.

Si nos vamos al hinduismo tántrico más profundo,

es una de las vías para alcanzar la iluminación.

En una ocasión, al poco de iniciar la relación,

propuso matar a mi marido.

Dijo que podía ir a pie hasta Alemania para no dejar rastro.

Lo mataría y se desharía del cadáver descuartizándolo

en la bañera y lo echaría en cloro para hacer desaparecer el cuerpo.

Al principio no lo creí, pero lo repitió y me asusté.

Este es el último vídeo grabado por Juan Carlos Aguilar

antes de asesinar a Jenny y a Ada.

Ekaterina estuvo presente.

Declaró que durante la grabación, él se puso nervioso

y la amenazó con el cuchillo en el cuello.

Juan Carlos es un depredador y necesita víctimas vulnerables.

Un factor victimógeno, es decir, aquel que favorece

la posibilidad de que alguien se convierta en víctima,

es el estado emocional de un sujeto.

Pues bien, Juan Carlos busca

a mujeres con un estado emocional muy concreto.

Han de estar tristes, desoladas, necesitadas,

y es aquí donde tiene un especial campo de caza.

De hecho, las mujeres a las que consigue hacer adeptas

son siempre mujeres que necesitan un especial apoyo emocional.

Juan Carlos sabe qué decirles, cómo tratarlas,

cómo cubrir esas necesidades que manifiestan de un modo palmario.

Pero a ella le limpian el alma o no sé qué;

a ella le ponen unas velas y ya entra en trance parece ser.

Le gustan las velas encendidas y esas cosas.

Eva es su adepta favorita.

Es una mujer especialmente vulnerable.

Tiene importantes secuelas físicas y psíquicas

derivadas de un ictus que padeció.

La trata de forma violenta, vejatoria,

degradante, humillante;

probablemente ensayando

cómo tratará en el futuro a sus víctimas.

Eva Gómez sufrió un ictus a los 28 años

que le dejó secuelas físicas y en la voz.

Fue pareja de Juan Carlos Aguilar durante 16 años

y en paralelo mantenía una relación con Juan Tomás,

su actual pareja.

Me da igual lo que haya vivido, es su vida.

A mí, como me trata bien, yo ya me conformo, no quiero más.

Me importa que no le hagan daño, claro, eso sí.

Cuando se cae, enseguida voy a levantarla.

Me intereso por ella.

Como a mí me ha tratado bien, yo intento ayudar lo que puedo.

No quiere salir en la tele.

No tiene ganas de protagonismo,

no quiere que sepan de ella los vecinos...

Dormía al lado mía en una habitación

y estaba el póster de ese siempre allí,

el póster de él, del shaolín.

Yo pensaba que era como algo de circo o...

Pero que no era una persona real.

Antes de conocerla yo, me parece.

No sé cuánto, un par de años...

Antes de conocerme a mí ya se veían.

Hasta que se enteró de que era un asesino.

Me llamaba. Él me llamaría para putearme.

Y que a ella la hacía gemir como si estuviese haciendo el amor.

Juan Carlos Aguilar, como un perfecto psicópata,

es un manipulador nato,

un seductor.

Esa seducción la utiliza con todo su entorno.

Sabe qué decirle a las mujeres, a los alumnos; a su entorno.

Es el gran maestro, el gran amante, el gran hombre,

y en realidad no es grande en nada.

Juan Carlos Aguilar era una persona que intentaba

de alguna manera transmitir autocontrol, seguridad,

dominio de lo que se traía entre manos.

Y con esa apariencia conseguía que la gente se enganchara a él,

independientemente de lo que dijera.

No era tan relevante lo que te decía,

sino cómo te las decía.

A medida que lo ibas conociendo, veías que no siempre era así;

que había otros elementos en su personalidad

no tan sugerentes.

Creo que son muchos componentes; una personalidad compleja.

Y luego también el componente narcisista

estaba muy presente.

Todo en su escuela, en su web, en su publicidad,

era un alarde de su persona.

Eran fotos de él de todas las poses habidas y por haber;

saltando, golpeando, meditando... Todo era él.

-Bueno, desde el punto de vista psiquiátrico

las mentiras le sirven para superar sus deficiencias.

Es una persona que tiene una percepción de sí mismo

no muy bien autoevaluada;

él se cree ser más de lo que es, y desde ahí, choca con la realidad.

Las mentiras le ayudan a mantener

ese sentimiento de superioridad.

El 26 de mayo de 2013, al despertar,

Juan Carlos Aguilar se comunica con Eva

y le pide que acuda al gimnasio.

Ese cadáver pertenecía a su primera víctima,

Jenny Sofía Revollo,

asesinada la noche anterior.

Localizamos unas imágenes en las que se ve a Jenny

en compañía de otro varón,

alrededor de las tres y cuarto de la mañana,

y se ve que va en una actitud incómoda,

como que va discutiendo con esta persona.

En un primer momento pensamos que podía ser Juan Carlos Aguilar,

pero a medida que vamos viendo esos fotogramas,

nos damos cuenta de que aparece en imagen el coche, la pick-up,

conducido por Juan Carlos.

Vemos cómo ese coche de Juan Carlos Aguilar

entra en la calle particular de Costa, frena, retrocede

y se pone a la altura de Jenny.

Ahí entendemos que hay un intercambio de palabras,

y la siguiente imagen que tenemos es a Juan Carlos Aguilar y a Jenny

entrando en el gimnasio.

-Es que esa zona la frecuentamos todos.

Tenemos sitios latinos, peluquerías, restaurantes...

Entonces, claro, esa zona es frecuentada por latinos.

Entonces era lo más normal que ella estuviera por esa zona.

Jenny llevaba 14 años residiendo en España.

Inicialmente se pensó que era también prostituta.

Jenny era madre de tres hijos,

uno de los cuales había muerto atropellado en Colombia.

Una vez dentro del gimnasio,

Juan Carlos inicia un juego sexual con Jenny

hasta dejarla inconsciente.

Sabemos desde hace más de cinco milenios

que en China se han descubierto más de 300 puntos de acupuntura.

La intención no es principalmente sanar,

sino que una persona sin una fortaleza física especial

pueda defenderse.

Por eso sabemos que de esos 300 hay 100 que pueden ser letales.

Concretamente si apretásemos con cierta intensidad

debajo del lóbulo del oído,

provocaríamos un dolor muy agudo;

si golpeamos fuerte, podemos provocar un desmayo,

un síncope y hasta la muerte.

Lo que sí sabemos es que Jenny a las 3.57 todavía estaba viva,

ya que entre el material informático localizado en su casa,

encontramos una batería de 74 fotografías

tomadas entre esa hora y las 20.14 del día siguiente,

en las que se podía observar a Jenny viva,

a Jenny atada y a Jenny desnuda.

Probablemente Jenny ya estaba muerta

y esa noche ya no le hizo más fotos.

Tras tener sexo con el cadáver, se fue a dormir.

Las fotos que realiza el día siguiente

dan una vuelta de tuerca a la mente enferma de Juan Carlos Aguilar.

Dice que le sacó las fotos

con el antifaz ese.

Eso sí lo sé. Y que estuvo tocando los cadáveres.

Fotografía a Eva cerca del cuerpo en un acto de fetichismo,

de poder, de control; una adepta al lado de una víctima.

Existe la posibilidad de que Jenny permaneciera con vida

cuando Juan Carlos empezó a descuartizar su cuerpo.

El testimonio de Eva a este respecto

en relación a los gritos que escuchó

permitiría avalar esta terrible tesis,

que por otra parte encajaría perfectamente

en esa personalidad sádica

que muestra sin ninguna fisura Juan Carlos;

en un acto de crueldad última,

empezar a desmembrar el cuerpo de su víctima

aún cuando esta estuviera con vida.

Seguramente Juan Carlos Aguilar

empezó a descuartizar a Jenny mientras Eva estaba en el gimnasio.

Nuestra hipótesis es que Juan Carlos Aguilar

mató a Jenny en la madrugada del día 25.

La trasladó al gimnasio con esa intención,

llevando así a cabo el plan que días anteriores

había manifestado a Eva.

La mató, hizo la secuencia de fotos con Eva,

y esta escuchó cómo Juan Carlos Aguilar comenzaba a descuartizarla;

acción que continuó durante las semanas siguientes

cuando no había nadie en el gimnasio.

Y se sospecha que incluso intentó deshacerse de algunos restos

quemándolos en el interior del gimnasio,

ya que hay un aviso a los bomberos

por un fuerte olor y humo saliendo de ese inmueble,

concretamente de la zona del gimnasio.

Los bomberos realizaron una inspección del inmueble

no encontrando ningún resto de ningún incendio.

El día 2 de junio Juan Carlos Aguilar

continúa deshaciéndose de restos de Jenny.

Tras tirar varias bolsas a la ría de Bilbao,

decide salir de caza, contacta con Ada

y la lleva a su gimnasio.

Antes de esto, lo había intentado con otra mujer de raza negra,

a la que no convenció para que montara en su coche.

Posiblemente salvó su vida.

A escasos 100 m, Juan Carlos Aguilar contacta con Ada.

La sube a su vehículo y se dirigen juntos al gimnasio.

Allí la mantiene maniatada hasta las 15.16;

momento en el que Juan Carlos Aguilar se entretiene

enviando unas fotos y un vídeo

a través de WhatsApp a una de sus amantes.

Aprovechando que Juan Carlos estaba entretenido,

Ada intenta huir.

Sube las escaleras del gimnasio,

llega hasta la verja y grita pidiendo auxilio.

Juan Carlos Aguilar se percata de esta situación, coge a Ada

y la arrastra de nuevo al gimnasio; pero es tarde;

ya ha llamado la atención de una ciudadana

que llama al servicio de emergencias 112

y pone en alerta a la Ertzaintza, que vamos al lugar

y procedemos a la detención de Juan Carlos.

-No se retire. Le pongo con la central de la Ertzaintza.

¿Cómo es ella? -Es joven,

no sé si sudamericana o de color.

-¿Y el agresor? -Está calvo.

-Cuando saltó la noticia, Eva tampoco me dijo nada.

Y resulta que llama la Ertzaintza.

Tenían una foto en la que estaba Eva

con... el antifaz ese...

Y tocando unos cadáveres.

-Cuando me enteré de esto, lo primero que pensé fue:

"Si no lo pillan, igual con el tiempo hubiera sido yo

uno de las víctimas". Es que nunca lo sabes.

-Nos inscribimos para ir a clases.

Y al final nos llamó

y nos dijo que para esa temporada no íbamos a poder hacer el curso.

Si no, hubiéramos conocido a ese hombre...

de cerca.

Y afortunadamente no hubo cupo.

Tras ser detenido,

Juan Carlos Aguilar declara ante la Ertzaintza.

Es la única declaración que haría,

ya que en el juicio se negó a hablar.

No recuerdo exactamente la hora en que salí a la calle.

Me monté en el coche

y, cuando me dirigía por la calle particular Costa,

se dirigió a mí una mujer joven de raza blanca.

Yo la esquivé y me dirigí al garaje;

pero al salir volví a ver a esta mujer

observando cómo algún hombre la estaba molestando.

Esta mujer abrió la puerta y me pidió ayuda

y que la dejara subir.

Una vez dentro, me dirigí

al centro de artes marciales de mi propiedad,

en la calle Máximo Aguirre,

y ya en el interior esta mujer empezó a desvariar,

a preguntarme si era millonario, comenzando a coger cosas,

queriéndose apropiar de ellas.

Esta persona se encontraba mal de la cabeza;

no pude soportarlo más

y la golpeé con un ataque de ira descontrolado.

Me dolía la cabeza y no veía bien.

Seguramente provocado por el tumor que padezco en la cabeza.

Como consecuencia del tumor, no recuerdo nada desde los 17 años.

Años antes, Juan Carlos sufrió un mareo al subir una montaña.

Le hicieron pruebas

y le diagnosticaron un quiste en el cerebro.

Un quiste subaracnoideo

es una colección, digamos, de líquido,

que aparece entre el cerebro

y una de las cubiertas que tiene el cerebro.

El tipo de síntomas que produce ese tipo de quiste

al comprimir el sistema nervioso es una sintomatología neurológica,

como pueden ser convulsiones, alteraciones auditivas, visuales;

pero no alteraciones de la conducta.

-Al ver que estaba muerta, decidí deshacerme de ella,

utilizando unos cuchillos de cocina

con los que había realizado anteriormente una exhibición.

No recuerdo nada de lo que pasó posteriormente.

Llevo cuatro meses sin poder dormir,

viniéndome continuamente imágenes pasadas.

El 17 de abril de 2014

comienza el juicio con jurado popular contra Aguilar.

En las acusaciones han desaparecido los cargos por violencia de género,

secuestro y lesiones.

Al estarle molestando esta persona,

¿se subió Jenny a su coche y se fueron los dos al gimnasio?

-Dejó constancia gráfica de lo que hizo a la primera víctima,

Jenny Sofía Revollo, atarla, desnudarla, inmovilizarla,

desde el momento en que entró en el gimnasio.

-Ya dentro del gimnasio, ¿le golpeó en la cara y el cuerpo?

-Utilizarla sexualmente

para luego matarla y realizar prácticas necrofílicas.

-¿La agredió usted con puñetazos y con patadas?

-Posteriormente la descuartizó, deshaciéndose de los órganos,

trasladando incluso a su propio domicilio una mano

y las prótesis pectorales de silicona de Jenny.

-¿Para atarla utilizó usted cuerdas o bridas?

-Se deshizo igualmente de la piel del cuerpo

y de un dedo índice del cadáver de Jenny,

seguramente con intención de dificultar su identificación.

-¿Le ató usted los brazos por las muñecas

y después la agredió hasta matarla?

-Después de la violación había seguido estando atada,

provocando su aseguramiento,

dando ello libertad de movimientos a Juan Carlos

para descuartizar y preparar las bolsas con los restos de Jenny,

incluso realizar vídeos para enviarlos como mensaje

telefónico WhatsApp a Ana Palacio.

-Ese mismo día y en los días posteriores,

¿diseccionó el cuerpo, lo cortó?

-Por lo expuesto en este documento,

Juan Carlos, tras una semana con el cadáver de Jenny,

ante la putrefacción que presenta,

decide deshacerse de él y sustituirlo por otro.

-¿Guardó parte del cuerpo y se deshizo del resto?

-Todas las evidencias encontradas, como se ha expuesto,

permiten predecir que Juan Carlos iba a obrar con Ada

del mismo modo que lo hizo con Jenny.

-O sea, sacaban las pruebas y fotos,

y hablaban los forenses y tal,

y él como si fuera un extraño el que lo había hecho;

no se inmutaba, ni abría los ojos.

Se colocó en una postura desde el primer día; no se inmutó.

El 28 de abril de 2015 se publica la sentencia.

38 años de cárcel por asesinar a Jenny y a Ada.

Ha dejado a una familia huérfana,

porque por el hecho de que ella trabajaba para ayudar a su familia,

ha dejado a todo el mundo sin nada.

No es justo.

Juan Carlos está actualmente

en la cárcel de Mansilla de las Mulas,

donde lleva una vida tranquila y solitaria,

ya que apenas se relaciona con el resto de los reclusos.

Inicialmente estuvo en la cárcel de Dueñas,

pero fue trasladado porque intentaron asesinarle.

A mí me da pena el hombre ya.

Me da un poco pena.

Pero yo no creo en eso de que hay buenos y malos.

Juan Carlos Aguilar es un asesino en serie

que fue capturado justo antes

de emprender el viaje de su próximo crimen.

¿Hasta dónde hubiese llegado de no ser detenido?

Nunca lo sabremos,

como tampoco sabremos si Jenny y Ada fueron sus únicas víctimas.

De lo que sí estamos seguros

es de que pasará gran parte del resto de su vida en prisión.

Desde el tiempo de las cavernas no se ha evolucionado nada.

También entonces los hombres arrastraban del pelo a las mujeres;

los guerreros que vencían en las batallas

se comían el corazón del vencido para humillarlo.

Un asesino se sienta a meditar

y prepara así mejor su siguiente asesinato.



Related News


Brisa da praia porto seguro fotos
Como descargar fotos de mi camara a mi pc
Fotos de anthony aventura
Sara leal y ashton fotos
Fotos de puertas y portones de herreria