Paginas para photoshopear fotos


Ante todo, quiero decir que esta columna no pretende ser clasista ni nada por el estilo; es más, la única vez que un me asaltó me dejó unas monedas para tomar la micro, lo que igual fue buena onda, considerando que era una asalto. Sin embargo, los flaites de hoy no se ven como aquel semigeneroso asaltante, ni actúan de la misma forma, y si bien es normal que las cosas y la gente cambien, este es un cambio que no deja de sorprender.

Dicen que todo tiempo pasado fue mejor.

Por ello, en el Departamento de Sociología de Listeilor.com nos sentimos llamados a realizar un humilde estudio sobre los flaites en la actualidad, para ilustrar a nuestros lectores y – quizás – para que el que quiera ser como ellos sepa cómo.

Departamento de Sociología de Listeilor.com

Así, y sin rellenar más, he aquí los más clásicos (e incomprensibles) comportamientos del homo flaite chilensis:

1.- Producción del look (o “acicalarse”).

Según la , acicalar es “pulir, adornar, aderezar a alguien, poniéndole afeites, peinándolo, etc”. Al parecer, la acepción flaite es “cortarse el pelo como sopaipilla, usar pitillos nevados y sacarse las cejas pa andar býén béllákítóh pá lá Whéndélýn”.

En la foto: el Brallan, ready pa lo que venga.

2.- Photoshopear las fotos con brillos, lásers, resortes, y otros.

Una vez producido, no basta que la gente en la calle vea al flaite; es necesario que la gente que no sale mucho de sus casas (como el staff de Listeilor) lo aprecie también. Editar las fotos con Photoshop™ es LA opción para lograr un mayor impacto en el internauta fácilmente impresionable y falto de calle, que no está acostumbrado a ver tanta connotación en una simple imagen.

Incluso Don Francisco ha sucumbido a la moda.

3.- Sacarse fotos con armas.

Tampoco es suficiente verse como un clon de los Wachiturros rodeado de lásers, parece ser necesario demostrar lo choro que se es ¿Y qué mejor forma de hacerlo que sacando el arsenal? No hay nada más rudo y rebosante de testosterona que mostrarle a la gente que puedes matar no solo con tu corte de pelo sopaipilla bien cuidado, sino que también hacerlo literalmente.

Nótese que el de la izquierda tiene una escopeta hechiza: puntos extra de choreza.

4.- Pintarse como gatos.

Ya, esto definitivamente no lo entiendo ¿Por qué chucha se pintan la cara como gatos? ¿Los felinos son misteriosos? ¿ es sensual? ¿Es un tributo a Peter Criss, baterista de KISS? Ni la ciencia moderna ha podido resolver esta interrogante.

Grrr!

5.- Escuchar reggaeton con el celular en el transporte público (pero sin audífonos).

El flaite siente la necesidad de compartir su música con el resto de los pasajeros de la micro, no como el resto de los individualistas que usamos audífonos para, obviamente, no compartir con nadie.

Audífonos: egoísmo y falta de solidaridad.

Las razones de este comportamiento son, nuevamente, desconocidas; lo que si se sabe es que el origen de esta actitud está íntimamente ligado a la creación de los teléfonos celulares con reproductor de MP3 incluido, , lo cual deja muy en claro de quien es la culpa al final.

De Kim Jong Il. La culpa es de Kim Jong Il.

6.- Ézzcríbír cón éxcésó dé ácéntós ý fáltás dé órtógráfíáh.

Primero lo primero: la autocorrección de Word me hizo casi imposible escribir el título.

Esta pesadilla de profesor de lenguaje la dejé para el final porque es, a mi juicio, la actitud más incomprensible de todas: simplemente no tiene razón de ser; es imposible reproducir tantos acentos verbalmente, y prácticamente no hay palabras que llevan H al final en el idioma castellano. O en cualquier idioma en realidad. Necesitamos educación de calidad ahora ya!

Cada vez que escribes así, un miembro de la RAE muere. Por favor, piensa en sus familias.

Bonus track: Nombres extravagantes.

Este no es per se un comportamiento, pero si cumple con los requisitos de ser clásico e incomprensible. Suele tratarse de nombres de origen anglosajón, pero escritos tal como suenan, como Jasthyn, de marcas, como Yaris, o inspirados por catástrofes, como Caos o Danger (este último no está tan mal), entre otros.

A veces, la gente se pone creativa e inventa nombres ¿el ejemplo clásico? Jhendelyn.

Ahora bien, un nombre inventado tampoco es tan terrible…

Lo interesante del asunto es que, al momento de inscribir al recién nacido en el Registro Civil, y , el oficial puede oponerse, pero esto significa llevar el asunto a tribunales, y, naturalmente, les de lata hacerlo, total, el hijo no es suyo (¿Quién dijo que Listeilor.com no es educativo? ¿Ah?).

.

Ahí están: las 6 costumbres flaites más raras + bonus track ¿Cuál faltó? ¿Haces alguna de estas? ¿Realmente alguien usará esta lista como un manual para ser flaite? ¿Alguien quiere ser flaite? Comenta!



Related News


Fotos de michelle obama en bikini
Sintomas del cancer de piel fotos
Fotos de series animadas
Fotos de galos de pelea
Fotos de los presidentes
Fotos de vitrales para puertas
Fotos de paisajes de venezuela
Fotos de trolls reales