Que es un forunculo fotos

Закрыть ... [X]

Todo empezó a los 22 años, cuando probé el aro de Nuvaring como método anticonceptivo.

No sé si lo conocéis, pero básicamente tiene el mismo efecto que las píldoras anticonceptivas. Es un tratamiento con hormonas que se van liberando diariamente, con la comodidad de que te lo pones una vez al mes y luego te olvidas de ello.

Para una persona olvidadiza como yo, la idea me pareció maravillosa. Pero claro, olvidé pensar en los efectos secundarios.

Al poco tiempo empecé a tener dolores de cabeza, mareos, hinchazón, cambios bruscos en mi estado de ánimo…

La gracia me salió cara, ya que esta alteración hormonal también me produjo acné severo.

A partir de entonces renuncié a todo tipo de anticonceptivo hormonal. Aunque muchas veces los médicos los recomienden, creo que es prudente reconsiderar su uso.

Acné en la edad adulta

que es un forunculo fotos

De adolescente había tenido acne, pero nada grave; los típicos granitos que se te van al poco tiempo.

Lo que siguió al aro anticonceptivo fue de otra magnitud: un acne quístico permanente con el que viví por varios años.

Yo intentaba no prestarle mucha atención, pero en verdad sí que afectaba mi autoestima.

Un día, un compañero de la universidad me dijo que iba a empezar un tratamiento y que tenía casi un 100% de posibilidades de quedar perfecto. Efectivamente así lo hizo, y la verdad es que los cambios fueron increíbles. Su piel mejoró del cielo a la tierra y decidí consultar al dermatólogo sobre este medicamento.

Cuando el dermatólogo me revisó me diagnosticó acné severo. Esto significaba que podía empezar el tratamiento con Isotretinoína.

La Isotretinoína, también conocida como Roaccutane, Roaccutan, Accutane y muchos otros nombres más, es un derivado de la vitamina A. El tratamiento es tan fuerte que no se le prescribe a cualquier persona debido a la gravedad de los efectos adversos y al alto coste que conlleva.

En ese momento yo tenía 24 años y quería deshacerme de mis granos a cualquier precio.

Debo reconocer que no investigué mucho sobre el tema. Ni miré los efectos secundarios. Firmé obedientemente el contrato que me entregó el dermatólogo en el que, por supuesto, yo asumía todos los riesgos y renunciaba a quedarme embarazada, ya que el medicamento tiene un efecto teratogénico (lo forunculo que quiere decir que afectaría al feto causando defectos de nacimiento o abortos involuntarios).

Nada de eso me importó…

acne2008-2.jpgYo quería tener una piel ‘saludable’

Por una parte, era normal que pensará así. Estaba aburrida de verme al espejo y ver una imagen que no me gustaba. No entendía porque, con mi edad, seguía teniendo granos. Y odiaba escuchar a la gente hacer comentarios sobre ello.

Hice el tratamiento durante 5 meses. Se me resecó la piel de todo el cuerpo. Sangraba por la nariz y tenía los labios y los ojos bastante resecos.

Ahora, cuando veo algunas fotos de la época, me doy cuenta que desde entonces, los primeros rasgos de la rosácea comenzaban a notarse. Cuando bebía un poco me ponía muy colorada, cosa que antes no ocurría, pero no le presté mucha atención. La verdad es que los granos desaparecieron, aunque me seguían saliendo esporádicamente, sobre todo durante mi periodo.

Aún así, yo estaba satisfecha con el resultado.

Acercándome a la rosácea

Casi cumpliendo 26 años me rompí la tibia y me tuvieron que operar.

Esto me estresó bastante porque tuve que dejar de ir a las clases de final de curso, con muchos trabajos por entregar y en época de exámes finales.

Después de terminar el curso, me fui de viaje con mi pareja de aquel entonces, con muletas y todo. Cuando regresamos mi suegra se percató de un pequeño sarpullido que me había salido en la nariz. Ella trabajaba en una farmacia y me dijo que podía ser un herpes, así que me dio una cremita para aplicarme sobre el brote.

El brote se reducía a veces, pero finalmente se hizo permanente.

Como nunca he sido de mirarme muy detalladamente al espejo tampoco le dí mucha importancia, ya que con un poco de maquillaje lo podía cubrir bien.

Después llegó otro momento clave en mi vida.

Mucho gusto, me llamo rosácea y estaré aquí el resto de tu vida…

Cuando me fui a terminar la carrera a la Universidad de Barcelona, vivi muchas situaciones de estrés: final de carrera en una universidad que no era la mía (con sus inconvenientes), mudanza, cambio de país y otras cosas más.

En ese momento la rosácea se apoderó de mi. Yo no sabía que hacer.

Después de pasar por el tratamiento con Isotretinoína y de haber hablado con amigos médicos que lo desaconsejaban, pensé que lo mejor sería optar por algo más natural.

Fui a diferentes herboristerías pero allí tampoco me supieron ayudar. No daban con el diagnostico, y como yo nunca había escuchado hablar de la rosácea, pues ni se me había ocurrido preguntar.

Al poco tiempo cambié de país y las cosas no hicieron más que empeorar.

Ahora tenía que integrarme en una nueva cultura, con un nuevo idioma y diferentes costumbres. Además, Suecia es de los países más oscuros durante el invierno, así que esto en conjunto resultó en depresión.

Mi cara empezó a sufrir diferentes episodios. Unos días peor que otros. También me salían muchísimos granitos (pustulas) llenos de pus en el área de la nariz y otros más en los pómulos y la barbilla. A veces me picaban y otras veces me ardían.

Me empecé a preocupar porque ya no quería salir a la calle.

mirosacea2013.jpg

Este es solo una pequeña muestra de como estuvo mi cara. La tuve incluso peor, pero no quería que me hicieran fotos en esa época.

No quería que nadie me viera así

Además soy un poco tímida y cuando estaba con más gente y tenía que participar, sentía como me hervía la cara y por supuesto, yo sabía que me estaba poniendo colorada, lo que hacía que me diera más verguenza y la cara se tornara más roja aún. Era como un círculo vicioso.

Opté entonces por evitar lo más posible los contactos sociales. Y como en ese momento estaba haciendo una maestría a distancia, era muy fácil quedarme encerrada en casa.

El lado positivo es que esto me permitió investigar más sobre mi condición.

Descubrí que no era acné o un herpes como pensé en un primer momento. Según mis síntomas, podría tener rosácea o incluso lupus.

Pedí cita en el dermatólogo y me dijo lo que ya esperaba. Quería hacer una biopsia cutánea, una prueba invasiva que puede dejar cicatrices en la piel, para descartar un posible lupus. Pero como entraba el verano lo mejor era esperar. Mientras tanto me mandó 8 semanas de un antibiotico oral además de uno tópico para ver cómo respondía.

En ese momento saltó una alarma en mi interior.

Ya no soy la irresponsable de ayer

No soy la misma persona ignorante que se dejaba sugestionar.

Aunque escucho y respeto las opiniones médicas, ahora también me informo y reflexiono sobre los efectos que un medicamento o tratamiento puede tener en mi cuerpo. A fin de cuentas, es MI cuerpo.

Por supuesto, quiero mejorar mi rosácea. Pero no quiero comprometer mi salud.

Después de investigar un poco más, descarté la idea de tener lupus, ya que algunos de mis síntomas no coincidían con los de esta enfermedad y por el contrario, si me sentía totalmente identificada con los síntomas de la rosácea.

Me puse a la búsqueda de  y. Pero no fue fácil.

Al principio encontré mucha información inconclusa y de páginas que no me inspiraban mucha confianza. En inglés encontré información de mejor calidad; en particular, sobre

librerosacea2014

A raíz de esto, he incorporado hábitos más saludables a mi estilo de vida.

Mi cara se muestra muy agradecida. Es verdad que no está perfecta, a veces tengo un poco de rojez y si no me cuido me salen granos. Pero esto ya no me importa tanto.

He conseguido mejorar sin medicamentos y estoy muy contenta.

Hay que recordar que esta es una enfermedad para toda la vida por lo que debemos estar atentos todo el tiempo, siempre aprendiendo más.

Después de vivir esta experiencia me quise poner en el lugar de otras personas que, como yo, están atravesando por todo lo que conlleva tener rosácea. Por eso se me ocurrió crear esta página web.

Me alegra mucho sentir que cuando otras personas leen estos artículos se sienten identificadas y con una gotita más de optimismo.

Yo seguiré investigando y publicando cosas que nos ayuden a minimizar la rosácea y mejorar nuestra calidad de vida, porque a fin de cuentas, de eso se trata; de ser felices y de disfrutar con lo que tenemos.

  • Si tienes alguna sugerencia, algún tema del que quieres que hable, o simplemente quieres dejar un comentario, por favor no dudes en hacerlo 🙂





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Fotos ropa interior de mujer
Fotos de modelos francesas en lenceria
Como buscar fotos en google de facebook
Fotos de pianos gratis
Fotos de casas grandes por dentro